Era visto

Estaba claro, ¿no?

Vivimos en unos tiempos en dónde las mentiras se venden como churros y se descubren en menos de tres días.

Entradas populares de este blog

La colonialidad en Galicia