Cerrando los ojos intencionadamente no hay posibilidad de cambios de actitud

La actitud está en no transformar conscientemente la realidad en nuestras mentes como medida de defensa ante ella para no pensar en ella, y actuar en consecuencia con responsabilidad. Solo asumiendo la realidad, se puede llegar a cambiarla. El texto entero está dedicado a creyentes o a posibles nuevos creyentes para alentarles a no asumir lo que nos rodea con el paradójico propósito muy bien diseñado de evitar que ninguno de ellos opte por considerar que la realidad la pueden transformar ellos mismos cuando no cierren sus ojos ante ella.


Entradas populares de este blog

La colonialidad en Galicia

Pasado y presente de la política y la economía españolas