Sinceridad ante todo

Hay que admitir que cuando es necesario nuestro queridissssssssshhhhhimo presssssshhhhidente es rotundamente sincero.