Tampoco es que me interesaran sus promesas, pero es que ni en su campo siembra...

Na, no tardó ni medio año el señor en dilapidar sus propias promesas : )

Entradas populares de este blog

La colonialidad en Galicia