No en mi nombre, no con nuestro dinero.

No en mi nombre. No en nombre de la coherencia, de la razón, de la lógica, del progreso ni de la ciencia.

Pero ante todo, no con nuestro dinero.

Que lo hagan en un centro absolutamente privado con ánimo de lucro. Ni un duro de dinero público para porquerías mentales. Gracias.

Entradas populares de este blog

La colonialidad en Galicia