De aquellos polvos, estos lodos.

Los beneficiarios directos del jocosamente denominado "milagro español", (porque a ojos de extranjeros era imposible que España alcanzase algún nivel de desarrollo si no fuera por un milagro fuera de toda lógica quizás proveniente de la antimateria de los edificios y construcciones), ahora están esperando otro pomposo milagro más acuciante, el de la multiplicación de los panes y los peces.

Entradas populares de este blog

Independence Galicia? NEVER will happen...

Pasado y presente de la política y la economía españolas