Lo siento por nosotros, pero así es.

Si tienes la mala suerte de ser español y de no ser accionista mayoritario de alguna empresa del IBEX, tengo una mala noticia para tí. Eres tan prigao como yo.

Entradas populares de este blog

La colonialidad en Galicia

Pasado y presente de la política y la economía españolas