Cárdenas: Un emperador de la desinformación

Es que el pavo no tiene desperdicio, y la respuesta social de las personas pensantes ante su despiadada ignorancia o malintención, tampoco.


Entradas populares de este blog

La colonialidad en Galicia

Pasado y presente de la política y la economía españolas